27 de agosto de 2014

Un descendiente de los Señores de Autillo publica un libro sobre la Historia de Villalobos (Zamora)






Nuestro nuevo amigo Jose Ignacio del Amo Lobo, nos envía una relación de pesquisas sobre los “Reinoso” señores de Autillo, y otros, con una somera relación de las fuentes. Los personajes que aparecen en negrita son antepasados del autor del libro sobre la historia del pueblo de la comarca de Tierra de Campos en la provincia de Zamora, Villalobos

Ver noticia en el Diario de Zamora.




Los señores de Autillo

1ª etapa: Girón a Villalobos

I. Gonzalo Rodríguez Girón (+1160-1234) mayordomo de Alfonso VIII, brevemente de Enrique I, y de Fernando III. De éste último recibe el señorío de Autillo en 1221. Casó con Sancha Rodríguez tuvo a,

II. Gonzalo González Girón, canciller mayor de Fernando III, figura en la conquista de Sevilla. Casó con Teresa Arias Quesada, hija de Arias González de Quesada y de María Froilaz. Padres de,

III. Berenguela González Girón, señora de Autillo, quien casó con Lope Ruiz de Haro, el chico, II señor de La Guardia y de Bailén, hijo de Lope Díaz de Haro III, señor de Vizcaya y de Urraca de León. Padres de:

IV. María Díaz de Haro, señora de Autillo, casó con Ruy Gil de Villalobos (+1289), señor de Villalobos, padres de:

V. Gil Ruiz de Villalobos, padre de:

VI. Ruy Gil de Villalobos, casado con Teresa Alonso de Asturias, hija de Alonso Álvarez de las Asturias, ricohombre, y de María Rodríguez de Lara. Padres de:

VII. Fernán Ruiz de Villalobos, confirmado como señor de Autillo en 1346. Había casado hacia 1325 con Inés de la Cerda, quien ya viuda figura en el libro Becerro como señora de Autillo.[1]



2ª etapa: Escobar a Reinoso

Los “Reinoso” de Mazuecos (Palencia)

I. Alvar Rodríguez de Escobar, agraciado con una de las famosas mercedes enriqueñas, recibió de Enrique II el señorío de Autillo por privilegio dado en Guadalajara el 5 de diciembre de 1367. Casó con Marta Martínez de Trujillo, padres de:

II. Rodrigo de Escobar, II señor de Autillo. Padre de:

III.Isabel Rodríguez de Escobar, III señora de Autillo, casó con Martín Ruiz de Reinoso, señor de Villa Ramio, fundaron mayorazgo en Autillo el 24-7-1454, hijo de Pedro Ruiz de Reinoso y María Díez de Villarroel, nieto de Gonzalo Ruiz de Reinoso y Teresa Sánchez de Villarroel, vivían en 1412. Padres de:

IV. Pedro Ruiz de Reinoso, IV señor de Autillo, casó con María de Herrera, señora de Piña y Manquillos. Padres de:

V.Juan Ruiz de Reinoso, V señor de Autillo, que casó con Leonor de Zúñiga, hija de Juan de Zúñiga y de Juana de Avellaneda (Juan hijo de Íñigo Ortiz de Zúñiga y Juana de. Fue señor, al menos, entre 1480 y 1497 en los que se produjeron numerosos incidentes con los vecinos de Autillo quienes le acusaron de cometer diversos desmanes. Fueron padres de:

a) Pedro de Reinoso, que sigue.

b) Mencía de Zúñiga y Reinoso, quien casó con el Dr. Pedro González de Illescas del Castillo, oidor de la Real Chancillería de Valladolid, I Señor de Adalía. Padres de Marina del Castillo Zúñiga y Reinoso en quien recaería el señorío de Dalía y de Francisca de Zúñiga, casada con Diego Osorio de Cáceres, Señor de la Carretona y la Fresneda, cuyo nieto tercero, Gaspar Blanco, se personaría en el pleito por el señorío de Autillo al extinguirse la línea primogénita en 1691.

VI. Pedro de Reinoso y Zúñiga, VI señor de Autillo, alcaide del castillo de Burgos. Casó en primeras nupcias con Inés Bernal de Valdivieso, hija de Jerónimo de Valdivieso, corregidor de Cáceres y maestresala de los Reyes Católicos. Fue su segunda mujer Ana Sarmiento de Mendoza. De su primera mujer fueron padres de:

a) Jerónimo, que sigue.

b) María de Herrera, que casó con Basco de Puga, cuya sucesión reclamará el señorío al extinguirse la línea primogénita.

c) Leonor de Zúñiga, quien casó con Jorge Manrique de Valencia, mariscal de Castilla, con sucesión.

d) María Reinoso, que casó con Fernando de Arce, señor de Carriedo, con sucesión en los Arce Reinoso. Fue su bisnieto Diego de Arce Reinoso, consejero de Castilla (1633) e Inquisidor General (1643-1665), obispo de Tuy, Ávila y Plasencia. En el siguiente capítulo sigue la línea genealógica personal del autor. Primeramente la línea que seguimos es la de los señores de Autillo, que a partir de aquí son dos genealogías que se dividen.

e) Pedro de Reinoso, capitán que participó en la conquista de Venezuela.

VII. Jerónimo de Reinoso, VII señor de Autillo. En 1559-61 pleiteaba con el concejo y vecinos de Autillo. Casó con Juana de Baeza, hija del bachiller Manuel de Baeza y de Leonor de las Casas, de notorios orígenes conversos. Fueron padres de:

a) Pedro de Reinoso, que sigue

b) Manuel de Reinoso, canónigo de Palencia y arcediano de Campos

c) Fray Juan de Reinoso

d) Francisco de Reinoso, nacido en Autillo de Campos el 4/10/1534. Estudió en Salamanca, pasó a Roma y estuvo al servicio de Pío V, retornó como arcediano de Sepúlveda, posteriormente abad de Husillos y finalmente obispo de Córdoba hasta su muerte en 1601.

e) Miguel de Reinoso, militar, sirvió en Italia

f) Luis de Reinoso, en 1562 acompañó a su hermano Francisco a Roma. Fue capitán en Flandes con el Duque de Alba.

g) Catalina de Reinoso, monja en el convento de Belén, en Valladolid. A los 21 años, en 1559, fue condenada en el proceso a los luteranos en esta ciudad y sentenciada a muerte.

h) Francisca de Zúñiga y Reinoso, también monja del mismo convento e igualmente condenada en 1559 a sambenito, cárcel perpetua y confiscación de bienes.[2]

i) Inés de Reinoso, quien casó con Gonzalo Pérez Vivero (también llamado Pérez de Cazalla), natural de Málaga, hijo del contador Pedro de Cazalla y de Leonor de Vivero, linajes ambos de origen converso. Era hermano del doctor Cazalla, el principal impulsor del movimiento luterano, que fue condenado y ejecutado en el proceso ya citado. Fueron padres de:

i. Gonzalo Pérez de Vivero, quien heredó el mayorazgo familiar, se estableció en Granada, muriendo sin sucesión.

ii. Jerónimo de Reinoso, canónigo de Palencia, nat. Valladolid 29-11-1546, falleció en Palencia el 20-12-1600.

iii. Juan Bautista de Vivero, que fue canónigo de Palencia.

iv. Fray Manuel de Reinoso, baut. en Valladolid 2-6-1552, fraile descalzo de San Francisco.

VIII. Pedro de Reinoso. Casó con Antonia de la Quadra, habiendo muerto él antes de 1575 sin haber ostentado el señorío. Fueron padres de:

IX. Pedro de Reinoso, Señor de Autillo. Casó con Isabel de Toledo, hija de Fadrique de Toledo, clavero de Alcántara (quien estuvo embarcado en la flota de Argel en 1541), y de María o Blanca de Silva. Fueron padres de:

a) Pedro de Reinoso IX señor de Autillo, fallecido sin sucesión, recayendo el señorío en su hermano menor.

b) Fadrique de Reinoso y Toledo, que sigue.

c) N. monja "en el monasterio del Duque de Uceda".

X. Fadrique de Reinoso y Toledo, señor de Autillo, que casó con Isabel de Urbina. Padres de:

XI. Pedro de Reinoso y Urbina, señor de Autillo, quien falleció sin sucesión en 1691. Con él se extingue por completo la rama de descendientes de Pedro de Reinoso y Antonia de la Quadra.



3º Etapa: de Zúñiga Reinoso a Hermosa. Señores de Autillo.

I. María de Herrera, hija, como se ha visto, de Pedro Ruiz de Reinoso y de Inés Bernal Valdivieso, casó con Basco de Puga, padres de:

II. Alonso Vázquez de Zúñiga, que casó con María Muñiz de Carvajal, padres de:

III. Juan de Zúñiga y Sandoval que casó con Isabel Salgado, padres de:

IV. Alonso de Zúñiga, natural de Tamagulos (1618-1674), casó con Antonia de Losada, natural de La Coruña (1620-1660). Continúa su hijo:

V. Juan Manuel de Zúñiga y Reinoso, XII Señor de Autillo, natural de Allariz, 27-11-1658, Casó con Isabel María Baldán Fidalgo de Ybarra, natural de Verín, 20-9-1668, Señora de Castañeira. Sucedió en el señorío de Autillo por extinción de la línea poseedora. Tuvieron por única hija que les sobrevivió y heredera a:

VI. Antonia Rosa de Zúñiga y Reinoso, XIII Señora de Autillo y de Castañeira, natural de Verin 8-7-1705. Casó con Ginés Martínez García de Hermosa y Espejo, caballero de Santiago, brigadier de los Reales Ejércitos, asistente de Sevilla. Padres, entre otros, de:

VII. Antonio Vicente de Hermosa y Espejo, Marqués de Olías y XIV Señor de Autillo, caballero de Santiago, brigadier de los Reales Ejércitos. Con sucesión que mantiene el señorío de Autillo en este linaje.

Genealogía personal de este autor:

Descendientes de Fernando de Arce y María Reinoso

Fernando de Arce y María de Reinoso, a quienes hemos visto en el árbol novelado de arriba.

Felíx de Arce Reinoso y Margarita Grijalba. Hija de: Francisco de la Puerta y María Grijalba

Fernando Reinoso Grijalba, casado con Juana de Saldaña, hija de Juan Ferrel de Saldaña e Isabel Andrés. Nieta de Alonso Ferrel y Juana Saldaña. Y nieta también de Antón Andrés y Catalina García de Armillas.

María de Arce Reinoso, casada con Francisco Francos Monroy.

Jerónimo Francos Monroy, con María Luisa Valencia.

Francisca Francos Valencia, casada con Nicolás de Obregón y Hontañón.

María Teresa de Obregón Francos, casada con Manuel Villarroel Escudero.


En el AHN, Inquisición, legajo 1437, exp. 9.

El 15-12-1644 se hace averiguación sobre Juana de Saldaña. Se cita un pleito de Hidalguía de Laurencio de Grijalba, hijo de Francisco de la Puerta, y hermano de María Grijalba. Se dice también que Alonso Ferrel y Juana de Saldaña eran de Autillo (están un poco más arriba).



[742] Gaspar Villarroel Obregón [743] Manuela Collantes Casado

[371] Baltasara Villarroel Collantes [370] Antonio Barrio

[185] Juliana? Barrio Villarroel [184] José Villalobos Alonso

[92] Salustiano Villalobos Barrio [93] María Cruz Castro Magarzo

[46] Manuel Villalobos Castro [47] Rosa Núñez Lunar

[23] Trinidad Villalobos Núñez [22] Julio Fernández Tijero

[11] Dolores Fernández Villalobos [10] Enrique Lobo Fernández

[5] Práxedes Lobo Fernández [4] Antonio del Amo Núñez

[2] José Ignacio del Amo Lobo [3] Ángeles Fernández Huerga

Servidor de ustedes.



(Apuntes para un nobiliario de Palencia
Adolfo Barredo de Valenzuela (página 706) hidalguía. Septiembre-octubre 1976, nº 138)

REINOSO.- Los Reinoso, señores de Antillo (sic), con don Martín Ruiz de Reinoso, cuarto abuelo de Jerónimo Reinoso, padre del obispo de Córdoba, don Francisco Reinoso; del don Pedro, el mayor, que murió pronto; don Manuel, arcediano de Campos; Fray Juan, don Miguel y don Luis, capitán en Flandes.

Don Jerónimo Reinoso, sobrino del obispo, canónigo de la Catedral de Palencia, compró o medió en la compra de las casas para la fundación del Convento de Carmelitas por Santa Teresa, y falleció en diciembre de 1600 y sus restos descansan en la capilla que lleva su nombre en la Catedral.

Como el escudo de armas, usado por esta familia y casa ilustre de los Reinoso (según sucede en otras, es la cifra y suma de las grandezas y blasones que hay en ella, lo describiremos tal como lo vemos escrito): Tiene, pues, lo primero la cruz de oro en campo azul, concedido por el Rey en la batalla de las Navas de Tolosa; aparecen después tres escobas verdes en campo de oro, concedidas a uno del apellido de los Rodríguez en una victoria alcanzada a los moros, en un escobar, de donde tomaron el apellido. Estas escobas se añadieron al blasón por el casamiento de Isabel Rodríguez de Escobar con Martín Ruiz de Reinoso. Traen por orla quince escaques o jaqueles de gules y de oro, heredados de Gonzalo Ruiz Girón como biznieto y descendiente del Conde don Rodrigo González de Cisneros, que los traía por armas juntamente con el cisne, haciendo su nido sobre el escudo o tarjeta. Lleva este cisne una corona al cuello, por haber casado dicho Conde con la infanta doña Sancha, hija legítima del Rey don Alfonso y de su mujer doña Isabel, hija a su vez del Rey Luis de Francia, llamado el Gordo.

Este escudo figura en la casa número 82 de la calle Mayor antigua de Palencia, así: partido por un palo, de escaques, de oro y gules: 1º, en azur, un cisne sobre ondas de agua, ceñido el cuello con un lazo (modificación efectuada por el obispo), mirando hacia la siniestra; 2º cortado, lo alto, en azur, la cruz flordelisada, y lo bajo, en oro, las tres escobas de sinople, bien ordenadas. Bordura general, jaquelada de gules y oro…
El proceso inquisitorial de Valladolid 1559
(Historia crítica de la inquisición de España: Volumen 8
Escrito por Juan Antonio Llorente.- Barcelona, 1836)


1559

(21 de mayo) Auto de fe en Valladolid.

(2 de junio.) Declaración de doña Francisca de Zúñiga contra Carranza.

(17 de agosto.) Índice del inquisidor Valdés.

(18 de agosto.) Muerte de Paulo V. Alboroto del pueblo de Roma que da libertad á todos los presos de la Inquisicion, y quema sus archivos.

(1 de setiembre) Carranza recusa al Inquisidor general y protesta contra todo el proceso.

(24 de setiembre.) Auto de fe en Sevilla.

(27 de setiembre.) Deposición de san Juan de Ribera, en el asunto de Carranza

(8 de octubre.) Segundo auto de fe en Valladolid, honrado con la presencia de Felipe II.

Proceso de Guerrero, arzobispo de Granada; de Blanco, obispo de Málaga; de Delgado, obispo de Jaén; de Cuesta, obispo de Leon; de Gorrionero, obispo de Almería, por haber aprobado el catecismo de Carranza.

Proceso de fray Melchor Cano, obispo de Canarias. Su conducta respecto de Carranza.

Proceso de Francisco Blanco, cristiano nuevo, antes mahometano; es quemado por haber recaído en la herejía.

Fray Juan de Villagarcía, dominico, es penitenciado por la Inquisición.

Proceso de fray Juan de Ludeña, prior de los dominicos, en Valladolid.

Proceso del doctor Diego Sobaños, rector de la universidad de Alcala de Henares.

Proceso de doña Leonor de Vibero, de Agustín Cazalla, su hijo; de Francisco Vibero Cazalla, hermano de Agustín; de doña Beatriz Vibero Cazalla, hermana de los precedentes; de Alfonso Pérez, presbítero de Palencia; de Cristoval de Ocampo, de Sevilla; de Cristoval de Padilla, habitante de Zamora; de Antonio de Herrezuelo, abogado en Toro: este es quemado como hereje, y muestra la mayor firmeza; un archero le mete la lanza por el costado.

Fray Luis de la Cruz, dominico, es perseguido por la Inquisición, como hereje.

Proceso de Juan García, platero de Valladolid, denunciado por su mujer y quemado como luterano.

Proceso de Pérez de Herrera, juez de contrabandos en Logroño; es quemado como luterano.

Proceso de doña Catalina de Ortega, de Valladolid: es quemada como luterana.

Proceso de D. Pedro Sarmiento de Rojas, de Palencia: es penitenciado por causa de luteranismo.

Proceso de D. Luis de Rojas, sobrino del anterior: es penitenciado por causa de luteranismo.

Proceso de doña Mencía de Figueroa, dama de la Reina de España: es penitenciada como luterana.

Proceso de doña Ana Henríquez de Rojas, hija del marqués de Alcañices, penitenciada por causa de luteranismo; tenía veinte y cuatro años, y sabia perfectamente latín.

Proceso de doña María de Rojas, religiosa de Valladolid: es penitenciada como luterana.

Proceso de Juan de Ulloa de Pereira, de Toro: es penitenciado como luterano.

Proceso de Juan Vibero de Cazalla: es penitenciado como luterano.

Proceso de Juana Silva de Ribera, de Valladolid: es penitenciada como luterana.

Proceso de Constanza de Vibero de Cazalla, madre de trece hijos: es penitenciada como luterana.

Proceso de Leonor de Cisneros, de Valladolid, penitenciada como luterana. Su marido la maltrata sobre el cadalso, porque no ha merecido el fuego.

Proceso de Francisco de Zúñiga de Baeza, de Valladolid; de Marina de Saavedra, natural de Zamora; de Antonio Mínguez, de Pedrosa; de Antonio Wasor, inglés; de Daniel de Cuadra, de Pedrosa: todos penitenciados en Valladolid como luteranos.

Proceso de D. Carlos de Seso, de Verona; de Pedro de Cazalla; de Domingo Sánchez, presbítero de Villamediana; de José Sánchez; de Fray Domingo de Rojas, dominico, discípulo de Carranza; de doña María de Guevara, religiosa en Valladolid; de Eufrosia Ríos, religiosa en Valladolid; de Margarita de San Estevan, religiosa de Santa Clara; de doña Catalina de Reinoso, religiosa en Valladolid; de Pedro de Sotelo, natural de Aldea del Palo: todos quemados en Valladolid como luteranos; de Juana Sánchez, beata de Valladolid, la cual se cortó la garganta, sabiendo su condenación; y fue quemado su cuerpo.

Proceso de doña Isabel y doña Catalina de Castilla, penitenciadas por causa de luteranismo.

Proceso de doña Francisca de Zuñiga Reinoso, de Felipe de Heredia, y de Catalina de Alcaraz, religiosas de Valladolid. Penitenciadas como herejes.

Proceso de Antonio Sánchez, de Salamanca: penitenciado como testigo falso.

Proceso de Pedro de Aguilar, de Tordesillas: penitenciado como alguacil falso.

Proceso de Francisco Zafra, de Sevilla, presbítero: quemado en efigie como luterano.

Proceso de doña Isabel Baena, señora rica de Sevilla: quemada como luterana; su casa es arrasada.

Proceso de D. Juan Ponce de León, hijo del conde de Bailén: quemado como luterano.

Proceso de Juan González, presbítero de Sevilla: quemado como luterano.

Proceso de fray García de Arias, llamado el doctor Blanco, gerónimo de Sevilla, quemado como luterano.

Proceso de fray Cristóbal de Arellano, Gerónimo de Sevilla, quemado como luterano.

Proceso de fray Juan de León, monge de San Isidoro de Sevilla: quemado como luterano. Horrores de su suplicio.

Proceso de Cristóbal de Losada, médico de Sevilla, luterano por amor: es quemado vivo.

Proceso de Fernando de San Juan y de P. Morcillo de Sevilla, quemados como luteranos.

Proceso de doña María de Virues, doña María Cornel, y doña María Bohorques, de Sevilla, quemados como luteranas: estas dos últimas son el objeto de un romance.

Proceso de un criado mulato, castigado como falso delator contra su amo.

Fray Mancio de Corpus Cristi, dominico, es perseguido por la Inquisición por la causa de Carranza. Otras muchas personas tienen igual suerte.



De los dos textos anteriores he resaltado a las dos hermanas procesadas, quemada una, Catalina porque aparecen directamente en el esquema genealógico anterior, pero se pueden reconocer otros personajes relacionados con esta familia.

Los Vivero Cazalla. En Valladolid. Leonor de Vibero, esposa de Pedro de Cazalla. Parece que en su casa de Valladolid estaba la catacumba de los luteranos. Al final del proceso también su casa fue arrasada.

Mención aparte merece el Arzobispo de Toledo, Bartolomé de Carranza, quien después de un proceso larguísimo, en España y en Roma, acabó por demostrar su inocencia nunca explícitamente reconocida por la Inquisición.

Este no es un estudio antropológico de la implementación que la Inquisición tuvo en la sociedad y sus relaciones con la misma, pero algunas conclusiones e pueden sacar, como su incapacidad para reconocer errores, la crueldad para conseguir testimonios, que por eso mismo resultaban muchas veces falsos, su permeabilidad con todas las capas sociales, cargos y autoridades sin concesiones, y cómo creó al cabo de tantos años una sociedad desconfiada y temerosa.

No obstante el luteranismo entraba, por convicción en todos los estratos de la sociedad castellana, y hubiera dado lugar a una sociedad más plural en lo religioso, si no fuera por esta persecución implacable que la Inquisición se ocupó de desarrollar.

Otro dato curioso es que muchos familiares de los propios reos tenían cargos en la propia Inquisición.

Diego de Arce Reinoso Inquisidor General. El propio arzobispo de Toledo Bartolomé de Carranza, que sólo era un seguidor de Erasmo. Francisco Francos, de Villavicencio, Tesorero de la Inquisición en Valladolid. Un secretario Zúñiga, de la Inquisición de León

Por último quiero hacer aquí publicidad de la excelente novela de Miguel Delibes “El Hereje” que narra estos acontecimientos. Como en toda novela histórica con algunas licencias, introduce personajes ficticios, pero perfectamente similares a cualquier otro de su tiempo. Y para simplificar funde los dos autos de fe de 1559 en uno solo con todos los procesos reunidos; pero donde se pueden reconocer muchos de los personajes citados anteriormente.


[1] Los cuatro últimos fueron también señores de Villalobos, mi pueblo. Se puede encontrar información sobre los mismos en mi libro.


[2] Estas dos hermanas monjas vienen citadas más adelante en un parágrafo sobre condenados de la Inquisición en Valladolid, hecho que fue novelado por Miguel Delibes.



Por Jose Ignacio del Amo Lobo